Colores vibrantes y luces neón como en el distrito de Shinjuku, en Tokio, conocida como una de las ciudades más excitantes del mundo por su inspiradora paleta de colores y texturas. De esto se vale Alessandro Michele, diseñador de la casa italiana Gucci, para presentar al mundo una colección Otoño/Invierno como nunca.

Como era obvio, la campaña está situada en los lugares más icónicos de la ciudad japonesa, en ambientes modernos llenos de representaciones chic de la cultura local como el manga, lo kawaii y el cosplay. El furor por la estética nipona logra traducirse a una colección con el elegante toque italiano de Gucci, encarnando el lado más vanguardista de la increíble ciudad de Tokio.

Esta será sin duda una de las colecciones más alocadas de Gucci para el invierno, alejándose del estereotípico abrigo, las pieles y las tonalidades oscuras, para de una vez por todas volcarse hacia los detalles llenos de color, las texturas futuristas y los accesorios metálicos que nos recuerdan a la afición por la robótica y la tecnología de los japoneses.