Sí, este nueva colección está plagada de piedras preciosas por donde se le mire pero hay otro elemento que hará que estas nuevas piezas se roben todas las miradas: el inconfundible monograma y la V de Louis Vuitton.

Los ateliers de Louis Vuitton han elegido el oro blanco y el platino como el lienzo perfecto para sus diseños. Para dar vida al monograma y a la V de Vuitton, las perlas, diamantes, ónix, turmalinas, esmeraldas y topacios, se combinan con exuberancia en collares, gargantillas, anillos y aretes.

Cada una de las piezas vibra con la historia centenaria de Louis Vuitton y nos recuerdan a la joyería usada por la realeza. Años de tradición y saber hacer se conjugan en Conquêtes, colección que seguramente veremos muy a menudo en las alfombras rojas y pasarelas por venir.