Ya no se puede decir refiriéndose a los coches eléctricos que el futuro está por llegar o que uno u otro modelo lo representan. Y no se puede hacer porque lo eléctrico ya está presente en nuestras calles, porque ya no es anecdótico ver o conducir vehículos eléctricos y porque todos sabemos que tan sólo queda el paso de generalizar su uso. Ahora toca mirar más allá, hacia el próximo paso, hacia el siguiente futuro, hacia el Vultran Solair.

 

El Vultrain Solair es un concepto modular de vehículo eléctrico diseñado por el diseñador estadounidense afincado en Florida Lee Rosario, que pretende ser revolucionario en todos sus conceptos, desde el diseño hasta la propulsión, pasando por aspectos como los materiales utilizados o sus parámetros de utilización.

A simple vista, el aspecto evidentemente futurista del Vultran Solair parece un desarrollo de los Corvette y Stingray de finales de los 60 y comienzos de los 70. Pero en el Vultrain Solair es de esos coches que esconden mucho más de lo que muestran. Y es que la carrocería no sólo es en esencia un gran receptor de energía solar repleto de nanoconductores solares que consiguen cargar las baterías, sino que es perfecta y fácilmente intercambiable por otra merced a su ligereza y composición de fibra de carbono, con lo que un día, efectivamente, nos puede recordar a un Corvette, pero al día siguiente tambíen lo podría hacer respecto a un Aston Martin o un Ferrari…

 

Pero esas dos características, con ser novedosas e interesantes, no son ni de lejos las únicas con las que está imaginado el Vultrain Solair. Su arquitectura modular le confiere una capacidad de actualización inédita en cualquier módelo actual, al tiempo que permite a cada propietario unas opciones de personalización casi ilimitadas.

Los responsables de mover al Vultrain Solair serándos motores eléctricos que trabajarán independientemente en los ejes trasero y delantero, alimentados por las baterías de alto rendimiento situadas en el módulo inferior, por el que la arquitectura del Solair repartirá el aire que también servirá para climatizar el interior, repleto de la tecnología de conducción autónoma e interconectividad que podremos usar a través de nuestros dispositivos y cuya información se verá reflejada en el parabrisas dotado con realidad aumentada.